El vaso y la libertad (Medio lleno o medio vacio?)

Escrito por: el: 20/05/2016

Escrito por: en el: 2012 a la ocasión del Festival de Jazz RDV del Erdre de ese año con su cuñadoCada cosa nos cuenta una historia, ese era el tema de discusión que surgió durante el festival de jazz al descubrir que los vasos de plástico donde vendían la cerveza no eran gratis, había que dejar una consigna de un euro por cada uno, que te devolvían al entregar el vaso, al final.

¡Pero cómo que no! – exclamo el cuñado – ¡que poco romántico que poco soñador eres!

Loable idea de reutilizar vasos con propaganda de diversos festivales pasados, quien habrá hecho que en mi vaso, es un vaso que ha vivido, que tiene historia, que ha sido testigo de borracheras y conciertos, de festivales y de peleas, es un vaso curtido por la vida, por la cerveza derramada, concepto muy romántico pero que no justifica el querer desperdiciar un euro para conservar el vaso veterano.

¡Pero cómo que no! – exclamo el cuñado – ¡que poco romántico que poco soñador eres!

A lo que la réplica no se dejo esperar, cada vaso, nuevo o viejo, tiene una historia, un pasado, si tan solo pudiesen contarnos. Pero esos testigos mudos de la humanidad que son los vasos de plástico han tenido muchas más experiencias que la mayoría de los seres humanos.

Pensad en aquel dinosaurio que masticaba tranquilamente sus líquenes gigantes, en el comienzo de los tiempos. Ese dinosaurio que fue víctima de algún predador, de una catástrofe natural o que se murió de viejo luego de haber tenido una prehistórica pero prospera vida.

Ese dinosaurio cuyos restos fueron atrapados por un deslave de lodo, por un rio de lava, o engullido por una grieta luego de un temblor de ese delicado e inestable planeta que era el nuestro hace millones de años. Y que paso una eternidad sometido a presiones inmensas, eras glaciales, calentamiento global, impactos de meteoritos, preso en una celda de tierra, de piedra, por los siglos de los siglos, hasta que un día.

Un pozo es perforado, facturado, puesto en producción y así los restos de nuestro querido dinosaurio son puestos de nuevo en circulación, reencuentran su libertad, saliendo sigilosamente por el tubular obscuro y pasando por una planta en ese laberinto de tubos y recipientes que la conforman y así nuestro futuro vaso de plástico es exportado a un muelle de llenado.

Y ese es solo el principio del viaje, desde el áfrica o las Américas, en un gran barco, aun en su forma cruda es entregado en otro continente a una refinería pasando a través de bombas y largos tubos que se encargan de entregar la materia prima al proceso industrial, una vez allí, el es filtrado, crackeado, separado en distintos compuestos y así el petróleo nacido de los restos de aquel dinosaurio majestuoso encuentra una nueva vocación y se convierte en plástico, ese plástico es fundido, moldeado y transformado, coloreado y estampado con algún motivo de un festival, una concentración, un concierto…

Entonces, pagar el euro y quedarse con el vaso es como poner a un Canario en una jaula, coartarle su libertad y dejarlo morir encerrado… No sea flojo, devuelva el vaso.

Y aun queda camino por recorrer, pues luego de ese último proceso industrial, nuestro protagonista que ahora ya ha obtenido su forma actual, de vaso, de orgulloso contenedor de cerveza o bebidas espirituosas comienza su nueva vida siendo transportado hasta el lugar del evento, y allí vive sus primeras experiencias como vaso, allí es arrojado por primera vez a un artista fastidioso, luego es recogido por un estudiante que se dedica a reunir 3 o 4 para devolverlos y así comprarse otra cerveza, si nuestro amigo, el Vaso! Sobrevive, será desinfectado, bañado, lavado y vivirá otro concierto, nuevas aventuras, una novia alterada lo utilizara para verter cerveza en la cabeza de su novio machista, el novio la abofeteara ella dejara caer el vaso y se irá… el novio sin saber qué hacer, recogerá al vaso e irá a por otra cerveza, y una y otra y otra más… hasta caer en la inconsciencia etílica.

Entonces, pagar el euro y quedarse con el vaso es como poner a un Canario en una jaula, coartarle su libertad y dejarlo morir encerrado… No sea flojo, devuelva el vaso.

avatar
es un autor que esta loco de remate, para no ponerse a barrer con un papermate, se dedica a escribir pendejadas en la WEB para que nadie las visite. Como la escoba se le rompio, escribe con la computadora.

Entrada publicada en: Cuentos y Poesía con las etiquetas escrita por: Nathan . Guarda el Enlace .
©2008 Streaming Freedom Libertad de transmision http://rockdio.org
Twitter
Facebook