MENOPÁUSICA!

Una de las tantas clasificaciones socioculturales, usadas para dar ubicación social a la mujer que envejece: menopáusica..

Término, que ha sido, cargado con un sentido peyorativo devastador, excluyente y discriminatorio. Asociado, básicamente, a aspectos biológicos, corresponde al envejecimiento reproductivo y,  es tema de salud. Una realidad individual, que se asume en pro de mantener una buena calidad de vida. Sin embargo, el entorno cultural, hace de él, una agresión, que puede catalogarse como violencia emocional a la mujer.

La mujer que envejece, deviene el sujeto social, que recibe la mayor carga de discriminación y exclusión socio-cultural. Es un proceso que, se inicia  en sus entornos más cercanos, con el uso del término, para calificar los haceres de la mujer que se rechazan o no cumplen las expectativas del que califica y,  que,  la mujer, calladamente acepta y hasta utiliza para excusarse, victimizarse, justificarse, dejándolo pasar y consolidarse.

Hay, ciclos vitales, que se celebran socio-culturalmente: el nacimiento, la maternidad, la adolescencia, la juventud, la adultez, la muerte, acompañados de rituales y festejos. Pero, ese, largo, periodo antes de la muerte llamado vejez, ha perdido significado social, se ha invisibilizado, colocando en posición inercial a un amplio sector poblacional.

La mujer menopáusica, tiene algo para celebrar, sí, su liberación de la carga biológica de ser y estar como preservadora de la especie. Si, su liberación de esa demanda vital para garantizar la reproducción de la especie, a la que, cada mes, ha respondido, al poner a disposición de la vida, un óvulo como promesa de realización.Y, el entorno, en lugar de celebrar, con ella, en un rito de paso, enmarcado en el agradecimiento y la bendición por la misión cumplida, solo tiene para decir: haz llegado a tu fecha de caducidad, menopaúsica, inservible!

Cuántos, se habrán preguntado: que pasa, en el interior de una mujer envejeciente, que se sabe realizada y con la misión cumplida, la cuál,  inicia, un proceso de cambios biopsíquicosociales, que solo, ella enfrenta, en un entorno que se niega, ha comprender sus cambios y lucha por mantenerse, tal y cómo, hasta ahora, ha sido?

Cuántas, mujeres envejecientes, han comunicado, los nuevos sentires que revuelven su interior de mujeres consagradas a la vida?

Destapemos, con gracia, nuestros nuevos sentires, no le sigamos el juego macabro de la destrucción a nuestro seguir siendo y estando en la vida, como mujeres, ahora, liberadas de la carga biológica de la maternidad…

 

 

Share

5 pensamientos en “MENOPÁUSICA!

  1. Estimada Nelly:
    Hermosa reflexión apegada a verdades certeras, pero me he considerado menopáusica desde mi niñez.
    Aprendí a cargar y lanzar lagrimas por desajuste de mis emociones desde el momento que nací, no fue mi decisión. Descargué emociones de dolor y rabia cuando un médico me dio una nalgada sin merecerlo, quería reírle a la vida y él me obligó a que la recibiera con llanto.
    Hago lo imposible por robarle la risa a la vida, pero pareciera que algunos seres humanos nacemos con llanto y la vida decide que debemos morir llorando.

  2. Estimada Nelly:
    Hermosa reflexión apegada a verdades certeras, pero me he considerado menopáusica desde mi niñez. Aprendí a cargar y lanzar lagrimas, por desajuste de mis emociones, desde el momento que nací, no fue mi decisión.
    Descargué emociones de dolor y rabia cuando un médico me dio una nalgada sin merecerlo, quería reírle a la vida y él me obligó a que la recibiera con llanto.
    Hago lo imposible por robarle la risa a la vida, lucho por ello, pero pareciera que algunos seres humanos nacen con llanto y la vida decide que deben morir llorando.

    • Amiga, Lo importante es lo que decides tu, si aceptas la imposición o estableces tu propia negociación con la vida para definir cuando llorar y cuando reír… de todas maneras, tal vez, tenga razón el poeta: ¡Qué bien se ve todo el mundo
      por el cristal de las lágrimas!Andrés Eloy Blanco, La Hilandera, Giraluna, 1954

    • Bueno, no soy muy buena para vitrinas, ni para vitrinear, pero veamos si recupero mi antiguo oficio de opinadora…Gracias

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>