Palabra de Menopáusica: Mujer ida a la hiila!

Allí, están colgando las cortinas que sombrean al inclemente sol vespertino,

Se han lavado para quitar el polvo del año que amenaza con irse,

Año tras año, han sido lavadas y colgadas, retornando a su momento inicial. Cada  año asisten al ritual que las  revive entre las aguas y el detergente, en un desesperado intento de retornar al sueño inicial.

Durante años, cada año, sobrevivientes, vuelven a ser colgadas para seguir en su tarea de impedir entrar al sol que amenaza con enseñorearse de la casa….

Ella, está presenciando el ritual del recuelge  de los  sueños,

es testigo de una historia de vida  raída…

Todo huele a cosa añeja…trajinada y cargada de rutina…

Cada día,  cada hora,  con su tema

Mientras,

Ella, testigo silente, se avecina….

Solo ella, parece  percibir el sonoro  silencio del transito del tiempo…

Moviéndose con  ese cambio trascendente que le conmueve el alma,

Asumiendo  esa inquietud que agita sus plantas.

Busca, mira, y, a su alrededor, está todo perfecto, todos están perfectos, acomodados por ese orden rutinario, donde nada se cambia, ni se mueve, ni se bota, ni se alquila ni se vende, solo se desecha uno por otro, solo se coloca uno tras otro….otro sobre uno, uno al lado del otro.

Ella, va, decodificando ese orden impreso en la acumulación de objetos sin sentido, que van llenando los espacios  vacíos de las almas aburridas y alejadas de si mismas.

En este mundo de belleza sin alma, ella, entiende que está demás.

En su mundo, los  horarios rutinarios han cesado, aquellas voces sonoras, han callado y ni siquiera en el silencio se escuchan para el llamado MADREEEEEEEEE, o para el decir MAAMIII.

Silentes,  ya no anuncian el eterno retorno de las rutinas  de aquella casa, que lentamente fue muriendo entre sus manos sin darse cuenta…

Aferrada, se descubrió, debatida entre una historia concluida y  una obra realizada, al siguiente día,  mientras limpiaba los rastros dejados por Borosa en su agonía….

La espera de su suave pelambre entre sus piernas, la inútil expectativa de encontrarla recibiéndola en la puerta, la absurda precaución de proteger los alimentos, la ausencia presente de sus ojotes azules…le dieron sentido al vacío y a la soledad dejada, por quien fue su compañera incondicional desde aquellos largos días sin certidumbre… cuando sus lágrimas anegaban los espacios de la casa…

Ella, también estaba silente, su voz no tenía a quien llamar,   así, supo que debía partir, transitando hacia nuevos espacios que le dieran un sentido a su vida.

Sola, aterradamente sola, se encontró con su propia vida,  que demandaba, un giro sobre si misma…

On the turning away,  está sonando mientras Nelly termina de narrar… una coincidencia del azar  -que ocurre por seleccionar reproducir todo-. Y, envío esto,  mientras suena wish you were here , también por el mismo  azar.

Escrito en  MARACAIBO, DICIEMBRE, 2008. Después de presenciar a Guddy y a Vane lavar sus cortinas…

 

 

 

 

 

avatar
Antropóloga que puso al servicio de la maternidad y la sobrevivencia de la especie su quehacer. Madre que no tiene para quien serlo en lo cotidiano y, que ahora, es referente vital que respalda la familia amorosa y unida que existe en lo etérico. Mujer, que a punta de sueños, ha superado cada herida y cada guerra de la vida y del amor, también… Por ahora, Aprendiz de agricultora que no encuentra ni quien limpie el terreno, Ciudadana con responsabilidad social, temporalmente, aislada… Deshilachada, recreándose..

Entrada publicada en: Antropologia del envejecer con gracia, Sin categoría by Nelly Paz. Guarda el Enlace .
©2008 Streaming Freedom Libertad de transmision http://rockdio.org
Twitter
Facebook