Y vuelve la cantaleta de octubre

Escrito por: el: 11/10/2014

12Octubre

Cada vez que se aproxima el 12 de octubre los recalcitrantes de siempre arremeten de nuevo con sus lamentos e indignaciones por el genocidio de los nativos americanos. ¿Qué puedo decir?

¡¡¡ME TIENEN RE PODRIDA!!!

¡Basta de joder con resentimientos de generaciones de 5 siglos atrás!

Fue en otro tiempo y contexto, con otras culturas quizás más cerradas y brutales, es cierto, pero que sentaron las bases de nuestra existencia misma. Ningún latinoamericano debería renegar de ese hito de la historia, por terrible que haya sido, porque sería renegar de su propia existencia. El maravilloso mestizaje americano-europeo está en todos nosotros; hoy existimos gracias a (¿o por culpa de?) esa invasión y masacre medieval de nativos, que por más que los neuróticos rezonguen, no se puede cambiar al estilo “efecto mariposa”.

Estos llorones, que ya se devoraron por enésima vez “Las venas abiertas de América Latina”, ‘zurditos de café’ que admiran el socialismo desde afuera mientras disfrutan los beneficios del capitalismo, se olvidan de que en nuestro continente ya existían imperios muy avanzados cultural y políticamente, y también brutales y crueles, con diferencias sociales, guerras entre tribus, esclavitud, sacrificios humanos, machismo, maltrato infantil, maltrato animal, ejecuciones y hasta rituales de tortura que harían palidecer al mismísimo Torquemada.

Sí, todo apunta a un tema para mí recurrente: LA NATURALEZA HUMANA. La ambición de poder y dominio, la maldad, el egoísmo y el fanatismo son propios de nuestra especie, y eran también moneda corriente en las grandes civilizaciones precolombinas. El imperio europeo ganó sólo porque contaba con mejores armas y estrategias. Nada más.

A pesar de todo, hay algo muy cierto e innegable en ese poético texto de Galeano que está en la ilustración (por cierto, escritor de pluma exquisita, de familia de clase alta, católica y de origen europeo), y es el ‘daño colateral’ de toda conquista: las tribus nativas pacíficas de América también descubrieron un mundo totalmente nuevo y terrible para ellos, y hoy los que quedan merecen nuestro respeto y el lugar que les fue quitado. Ojalá en un futuro cercano podamos convivir en paz y compartir la tierra sin molestarnos unos a otros.

¿Utopía? ¡Pero por supuesto! Eso nunca va a pasar. ¡Ilusos!

En fin, más allá de los quejosos, seguirá siendo el DIA DE LA RAZA, porque ese día de 1492 dio inicio a una mezcla única y hermosa de pieles, colores y culturas. Los latinos no seríamos nada sin las raíces americanas… pero tampoco seríamos nada sin las raíces europeas.

¡GET OVER IT!

 

avatar
Comunicadora Social y traductora Inglés-Español Colaboradora de Global Voices Online, The Rosetta Foundation y Naciones Unidas como traductora voluntaria. Miembro de la Red Latinoamericana de Traducción - LatAmTrad

Entrada publicada en: Articulos, Opinion by Romix. Guarda el Enlace .
©2008 Streaming Freedom Libertad de transmision http://rockdio.org
Twitter
Facebook